Sus beneficios clínicos serían independientes de haber recibido o no un tratamiento quimioterápico previo

Según un subestudio del ensayo clínico de fase III RADIANT-3, presentado en el Simposio sobre Cáncer Gastrointestinal, celebrado el pasado mes de enero en San Francisco (EE UU), everolimus produciría beneficios clínicos en el tratamiento de tumores neuroendocrinos de origen pancreático (TNEp) independientemente de haber experimentado progresión tras un tratamiento previo con quimioterapia.

Everolimus_cancer_pancreatico

Supervivencia libre de progresión everolimus vs placebo

En el estudio RADIANT-3, que llevó a las autoridades sanitarias a aprobar el uso de everolimus en el tratamiento de TNEp, el uso del fármaco conllevó una mediana de la supervivencia libre de progresión (SLP) superior a la observada con el uso de placebo (11,0 y 4,6 meses, respectivamente; cociente de riesgo [HR]: 0,35; p <0,0001). A la luz de estos resultados, los investigadores diseñaron el presente subestudio para evaluar el impacto que haber recibido o no quimioterapia antes del tratamiento con everolimus podría tener sobre la evolución clínica de los pacientes.

De los 410 pacientes incluidos en el estudio, 206 habían recibido quimioterapia previa y 204 no habían recibido dicho tratamiento. Las características de los pacientes de ambos grupos (con o sin quimioterapia previa) eran similares tanto en lo relativo a factores demográficos (edad, sexo, etnia, etc.) como en relación al tipo de tumor y de los niveles basales de sus biomarcadores.

La mayoría de pacientes sin quimioterapia previa eran recién diagnosticados (el 25% había sido diagnosticado dentro de los seis meses anteriores a la inclusión). En el grupo de pacientes con quimioterapia previa, el porcentaje de pacientes diagnosticado dentro de los seis meses anteriores al inicio del estudio era únicamente del 3%.

Everolimus prolongó la SLP independientemente de haber recibido o no quimioterapia previa. Así, en personas tratadas con quimioterapia antes de su inclusión la SLP fue de 11,0 meses con everolimus y de 3,2 meses con placebo (HR: 0,35; IC95%: 0,25-0,49; p <0,001). Por otro lado, en aquellas personas no tratadas previamente, la SLP fue de 11,4 meses con everolimus y de 5,4 meses con placebo (HR: 0,42; IC95%: 0,29-0,60; p <0,001).

En el 73% de los pacientes tratados con everolimus en cualquiera de los dos grupos, la estabilización de la enfermedad fue la mejor respuesta global que experimentaron. El uso de everolimus también se asoció a una menor incidencia de progresión de la enfermedad en ambos grupos.

La seguridad también fue similar en ambos grupos. Así, el porcentaje de pacientes con exantema en los grupos con o sin quimioterapia previa fue del 53% y el 52%, respectivamente. La misma tendencia se observó en el caso de estomatitis (52% vs 56%), diarrea (41% vs 52%) y fatiga (37 vs 51%) (aunque en esos últimos dos casos la frecuencia fue superior en el grupo que no había recibido quimioterapia previa).

Los resultados del presente estudio muestran que, en el tratamiento del TNEp,  everolimus produce beneficios clínicos en pacientes que han seguido secuencias terapéuticas diversas.

En el marco del IX Simposio Abordaje Multidisciplinar del Cáncer, el Dr. Enrique Grande, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, realizará la presentación “Tumores neuroendocrinos pancreáticos: Nuevo abordaje del tratamiento con la integración de everolimus”, donde analizará en profundidad la utilidad del fármaco en el tratamiento del TNEp.

Fuente: Medline / ASCO.

Referencia: Lombard-Bohas C, Yao JC, Hobday TJ, et al. Efficacy and safety of everolimus in patients with advanced low- or intermediate-grade pancreatic neuroendocrine tumors previously treated with chemotherapy: Radiant-3 subgroup analysis. J Clin Oncol 30: 2012 (suppl 34; abstr 224).

La imagen pertenece a los autores del estudio RADIANT-3.

Más artículos aquí